miércoles, 28 de septiembre de 2016

Pedro Sánchez solo ante el peligro.

Lo que iba a resultar unas semanas de sencillo y burdo tacticismo, se ha convertido en una guerra sin cuartel. Reconozco que a sazón de los resultados de julio pensé que Mariano Rajoy sería presidente del Gobierno con la abstención del PSOE, no sabía si sería en la primera o la segunda investidura. Pero he aquí, que Pedro Sánchez nos ha sorprendido a todos, y no solo se ha resistido a hacer su papel, sino que además ha declarado la guerra interna. Ahora mismo Susana Díaz y sus adeptos están buscando los votos para destituir a Sánchez y montar una gestoría. O la mayoría suficiente en el Comité Federal para echar abajo su idea del Congreso exprés. Aunque él ya ha dicho que no va a dimitir. Sánchez mientras tanto está intentado –incluso por las redes sociales-, movilizar a la militancia para su causa. Lemas simples en esta tangana: “Rajoy o no” “Aparato entregado al IBEX”  “Héroe Solitario”. Sale Felipe González diciendo desde Colombia: "Sánchez me engañó me dijo que se abstendría en segunda votación" Susana Díaz ayer decía: “Donde me pongan mis compañeros: en la cabeza o en la cola”.

Reconozco que a mí Pedro Sánchez nunca me ha gustado. Le veía como el delfín político de Susana Díaz, alguien escogido solo por su físico para el cartel electoral, que no iba a traer renovación ni social democracia a su partido, que su único objetivo era evitar el sorpasso y hacer el juego del bipartidismo al PP. Pero a pesar de todo ello ahora se está empezando a ganar mis simpatías. Supongo que esa figura a lo Gary Cooper en “Solo ante el peligro”, tiene la culpa. Ahora mismo hay un linchamiento vergonzoso, vas al kiosco y da igual si compras la Razón, el ABC, o El País, todos tienen la misma portada, los mismos titulares agresivos, los mismos artículos de opinión con tintes lapidarios. ¿Iñaki Gabilondo? Lo mismo. ¿Tertulianos de La Sexta o de 13tv afines del PSOE? Lo mismo. Y claro, uno empieza a plantearse, ¿Cuál es el problema de Sánchez, ese gran pecado que ha cometido? ¿Ser coherente con su “NO a Rajoy? ¿Querer que los afiliados voten a su Secretario General o que alguien se postule y reconozca de una vez que “reflexión” es abstenerse y dar el gobierno a Rajoy?

Y sí, ya lo sé, si hay terceras elecciones Rajoy ganará por mayoría absoluta, y sí, ya lo sé, Pedro Sánchez hace todos estos movimientos para mantenerse en el poder, y sí, ya lo sé, soy de Podemos y toda esta tangana les beneficia. Pero, ¿desde cuándo la coherencia política –aunque existan razones personales- es mala? ¿Desde cuándo tener un programa político que dice “no voy a apoyar nunca un gobierno de Rajoy”, y respetarlo es malo? ¿Desde cuándo un Secretario General no puede hacer los acuerdos que él considere? Rajoy puso a Ana Pastor de Presidenta del Congreso con los votos de los nacionalistas, y ahí nadie se rompió las vestiduras. A ver, que nos aclaremos, es Rajoy quien tiene que buscar apoyos, ¿qué acuerdos ha ofrecido al PSOE, que programa de cambios ha ofrecido? Nada. Llegó a un acuerdo con Ciudadanos, su filial, y lo demás lo dejó a la presión del duopolio de los medios. Pero Pedro Sánchez no cedió, no siguió el juego habitual. Y ahora todos se echan las manos a la cabeza, preocupados, porque tienen que hacer los recortes de 10.000 millones de euros que nos pide Europa/Merkel y todavía estamos así. Oh, qué terrible.

Por todo ello, y porque tengo debilidad por esos “héroes solitarios”, brindo desde mi modesta tribuna de opinión, mi apoyo a Sánchez. Adelante, campeón, estás haciendo octubre, este mes de pura transición, algo más interesante. Vigila tu espalda, Grace Kelly no es de fiar.

jueves, 22 de septiembre de 2016

"En el obscuro jardín del manicomio", de Leopoldo María Panero.

En el obscuro jardín del manicomio
los locos maldicen a los hombres
las ratas afloran a la Cloaca Superior
buscando el beso de los Dementes.

Un loco tocado de la maldición del cielo
Canta humillado en una esquina
Sus canciones hablan de ángeles y cosas
Que cuestan la vida al ojo humano
La vida se pudre a sus pies como una rosa
Y ya cerca de la tumba, pasa junto a él
Una Princesa.

Los ángeles cabalgan a lomos de una tortuga
Y el destino de los hombres es arrojar piedras a la rosa
Mañana morirá otro loco:
De la sangre de sus ojos nadie sino la tumba
Sabrá mañana nada.

El loquero sabe el sabor de mi orina
Y yo el gusto de sus manos surcando mis mejillas
Ello prueba que el destino de las ratas
Es semejante al destino de los hombres.

***

A QUIEN ME LEYERE

LOS LIBROS caían sobre mi máscara (y donde había un rictus de viejo moribundo), y las palabras me azotaban y un remolino de gente gritaba contra los libros, así que los eché todos a la hoguera para que le fuego deshiciera las palabras...
Y salió un humo azul diciendo adiós a los libros ya mi mano que escribe: "Rumpete libros, ne rumpant anima vestra": que ardan, pues, los libros en los jardines y en los albañales y que se quemen mis versos sin salir de mis labios:
el único emperador es el emperador del helado, con su sonrisa tosca, que imita a la naturaleza y su olor a queso podrido y vinagre. Sus labios no hablan y ante esa mudez me asombro, caigo estático de rodillas, ante el cadáver de la poesía.

Leopoldo María Panero
1/3/87

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Breve reflexión.

Saint-Exupéry escribió: “si quieres construir un barco, no empieces por buscar madera, cortar tablas o distribuir el trabajo, sino que primero has de evocar en los hombres el anhelo por el mar”. Parafraseándole con ayuda de Monedero diría: Si queremos construir una democracia real, no empecemos por buscar un partido, ganar concejales o negociar puestos (cosas, qué duda cabe, importantes) sino que primero hemos de evocar en los hombres y mujeres el anhelo por la emancipación. Es, una vez más, hora de ideas, pedagogías y actos.

Historieta de dos páginas firmada en 1977 por Carlos Giménez e Ivá para la revista "El Papus" y posteriormente recopilada en el álbum "España: Una, Grande y Libre":



lunes, 19 de septiembre de 2016

Sons Of Aguirre - Napalm de Libre Mercado




¿Qué pasa obreritos? Seguid diciendo que todo es de todos
Hemos tocado en el Palace por siete millones de pavos y un plato de angulas
Así que no vengáis con jodiendas, mi rap está en venta pero no podéis ni pagarlo
Seguid ahí comiendo cabezas, somos liberales, no sistemas que erradican la puta pobreza

"I'll reach for the sky. Why won't you take me outside where I'll be free and fly?"

Regresa MC Endesa, brillante orador. Soy el Cid Campeador en batallas burguesas
Con dulces promesas al trabajador, olvidaron la revolución y bailan a mi son
Que no tengo patria ni tengo nación
Que van a expropiar medios de producción, que la herencia de papi es mi único don
Yo duermo en el Palace, tú en un cartón. Ingenuidad
No me arrepiento de ver mi talento jodiendo tu mediocridad
El liberalismo te lleva al abismo junto a Carlos Marx
Nada me puede parar, soy como Carrero, yo puedo volar
Queríais pararnos con votos, qué monos. Dais un poquito de pena en verdad

Y ahora toma nota, pavo, que tus camis de Lenin me sudan el rabo
Traigo el legado del gran Don Pelayo, la unión de señores y burgueses y no me apetece
Tu sermón barato me sabe a poco, socializan cosas y  mierdas de loco
Hijo de capitalismo, esclavizo a tus padres por un suelo mísero
He visto tu circo de cerca e insisto, en que tu ideología son heces fecales
Voy a quemar festivales en nombre del mismísimo Jesucristo, oigo los llantos, arden las rastas
Rojos y hippies, huyen de las ascuas, el Viñarock, bañado en Napalm, Villarobledo vuestra Paracuellos.

Cariño que duermo tranquilo, no se organizan ni a tiros
Si los pongo a currar veinte horas a cambio de nada, culpan al vecino
No sé sí sonríen, nunca les miro, huelo a decadencia en cada suspiro
Se acercan a mí, me dicen “Gracias patrón”
No, gracias a ti, por hacerme más rico con plusvalías, no imaginarías todo el beneficio
Que sale de ese precipicio llamado trabajo, al que vas cada día
Eso es sencillo, no toleramos ni hoces ni martillos, siete gritones de muertos por el comunismo
Y tenemos un plan Santiago Abascal montando en Charizard

"I'll reach for the sky. Why won't you take me outside where I'll be free and fly?"

Entra WillyLet reventando el mercado, con golpe de estado financio atentados
Haciendo del diablo más malo, más malo, vuelvo renegados revolucionarios
Rojos de mierda intentando joderme, ese no es mi tempo, soy Terrance Fletcher
No hay quien me tosa, a mí hay que temerme como a Hermann Tertsch cuando sale los viernes
Mira a esos mierdas ahogando sus penas en bares, y yo aquí en mi yate
Intentaron joder a mi imperio usando a Llamazares, ¡buena chavales!
Corrompo la mente de jóvenes con sueño y ron, regalamos un iPhone atención
Las reglas son si me jodes te vas con Alfon.

Comando antirrojos sonando en tu barrio de trapo, macho a impuestos tu negocio
No puedes vender más barato que el capo, son reglas de socio
Incendias la calle con gente que huele a amoniaco, y despiertas el odio
Se va a montar aquí un caos bien verraco
¡Verraco! ¡Y yo soy el demonio!
No tengo escrúpulos, tengo discípulos, tengo la historia escrita por fascículos
Sois tan ridículos, sois tan estúpidos, de vuestra sangre construyo mi púlpito
A mí no me jodas, a mí no me incluyas, si por mí fuera instauraba la purga
Matando rojos a ritmo de Pxxr Gang, estáis controlados como el show de Truman

Sueños se esfuman, capital crece, tu sudor me enriquece
Vas a ser pobre por mucho que reces, sacad a Leopoldo, joder, no merece
Financio a Dalas con pasta iraquí, generación maniquí, primero los de aquí, Harley Quinn, pero pobre con leggins
Un preso político es Torbe, no Arnaldo Otegui, a mí no me vengas con Lenin
A mí no me vengas con mierdas de revoluciones, o saco a mis drones
O saco beneficio, o mato a más pobres, no tengo problema, ¿me oyes?
No tengo ni que mancharme de sangre, que mueren cobardes, yo soy un dios, ¡Qué te follen!

"I'll reach for the sky. Why won't you take me outside where I'll be free and fly?"

¡Somos los Sons of Aguirre y hemos venido a por todo el pastel!
¡Solo con cuatro canciones ya nos follamos a todo Internet!
¡No hay precedente de algo tan basto desde que Amancio nos tajo Inditex!
¡No nos compares con esos don nadies! ¡Somos MC Endesa y el Gran WillyLET!

sábado, 17 de septiembre de 2016

Una habitación.

Siempre he preferido escribir en el ordenador, cubrir rápidamente la página en blanco con escritura legible, que no hubiera que repasar demasiado, suavizar, sobre todo al principio, el tamiz grandilocuente que se confunde con estilo propio. Todo resulta sencillo, sentarse en tu silla preferida, descansar las manos sobre el teclado, observar esa rayita que parpadea fija en el extremo superior izquierdo de la página en blanco del Word y esperar a que llegue la inspiración. Pero ahora, como la mayoría de las veces, el problema es que pasan veinte minutos y las manos siguen inertes, casi muertas, no hay movimiento, ninguna idea clara en el horizonte del pensamiento, y esa rayita sigue ahí, esperando, con su parpadeo molesto, frío, acuciante, acusatorio. El otro horizonte al que da la ventana que tengo enfrente solo es un espectáculo de ladrillos y persianas bajadas. Necesito inspiración, algo sobre lo qué escribir. Observo mi mesa: ordenador de sobremesa, una tetera a rebosar de té negro, todavía demasiado caliente para tomarlo, dos altavoces que dejan escapar canciones de Radiohead muy bajito, el libro de Onetti “El Astillero” y “Cartas a Lucilio” de Séneca. A mi izquierda dos estanterías llenas de libros, sin fotos ni adornos, solo libros, apilados con cierto desorden. Cada dos años los intento ordenar por autor, luego empiezan las compras compulsivas, los préstamos, traer libros de las estanterías del salón, cierta dejadez. Me intento excusar pensando que las librerías ordenadas suelen tener detrás a lectores asépticos, lo cual no me acaba de gustar, creo que los libros hay que doblarlos, subrayar sus páginas, usarlos sin contemplaciones, y la librería tiene que ser un reflejo de esa actitud.

También tengo varios posters repartidos por las paredes, sobre todo de películas: Fight Club, The Empire Strikes Back, True Detective, Watchmen… y también uno de Bob Marley, Mick Jagger y Peter Tosh en primer plano sonriendo. Este último me resulta indiferente, lo vi en la casa de un conocido que acababa de venir de Londres: joven actor con carisma, vivía con su novia alemana en un piso del centro, seguro de sí mismo, fiestas en su casa, porros y conversaciones que se extendían toda la madrugada y que, en aquellos tiempos, parecían el culmen de la intelectualidad… Supongo que tuve el infantilismo inconsciente de pensar que tener ese poster implicaría atraer parte de esas cosas a mí vida. Atajos existenciales. Debería de quitarlo. Sigamos. Justo detrás de mí hay un calendario de Fotogramas, lo compro todos los años. Cogí esa costumbre por mi ex, le encantaba usarlo como agenda, ir apuntado cosas, cumpleaños de gente, actividades, aniversarios. En mi caso es una metáfora de mi nula vida social, apenas tengo fechas marcadas, dos o tres cumpleaños, más bien parece un osario de soledades. Pero eso sería ponerme muy intensito, y se supone que ya he superado esa fase.

Se me había olvidado, justo encima de la primera estantería tengo el famoso poster de Abbey Road, con los Beatles cruzando el paso de cebra. Tuve una época en que me dio muy fuerte con ellos. Todo empezó de casualidad, hace unos años estuve en paro varios meses y un día estaba aburrido y empecé a ver el primer capítulo documental de “Beatles Anthology”, una serie de cinco documentales de casi dos horas y media cada uno que explica el fenómeno The Beatles. Como cualquier cosa que termina entusiasmándote, primero tienes que pasar por el peaje de adquirir cierto bagaje cultural sobre el tema en cuestión, da igual si es un videojuego, un grupo musical, Kant, o la última edición de Gran Hermano; la excusa universal para que nadie lea es que “no tienen tiempo”, mentira, todos tenemos tiempo para las cosas que nos entusiasman, la gente que le gusta el fútbol suele verse varios partidos a la semana, se saben las alienaciones de su equipo favorito, suelen ojear el Marca y hablar de ello en cuanto se les da la oportunidad –en mi trabajo con cualquier excusa lanzan sus monólogos sobre mí, como si mi ateísmo deportivo fuera una mancha, un error que deben subsanar-. El tiempo invertido, como decía, te permite especializarte en cada hobby, comprenderlo mejor y disfrutarlo más. Luego depende de otros factores que esa obsesión dure más o menos y se convierta en otra cosa. Con The Beatles me duró casi medio año: leí libros, me obsesione también con John Lennon, fui a conciertos “homenaje”, vi todas sus grabaciones y videoclips, y me escuché la discografía completa unas cuantas veces. Al cabo de seis meses empezaron a aburrirme, y dejé de escucharlos totalmente, pero el poster –y el otro de John Lennon- siguen ahí.

En el suelo hay un par de mancuernas de doce kilos. Al fondo de la habitación hay un sillón, y en medio, justo detrás de la silla donde escribo, una mesa bastante grande de madera. Ahí voy dejando los últimos libros que compro y estoy leyendo. Tengo dos ensayos de Juan Carlos Monedero, politólogo famoso por su relevancia en Podemos. Después de leerme su libro “Curso urgente de política para gente decente”, necesitaba leer más cosas de él. Indispensables y muy recomendables sus ponencias en YouTube. Sus libros son amenos, interesantes, exigentes, polémicos e inspiradores. También tengo ahí un ensayo sobre literatura “Escribir Ficción” y una edición conmemorativa de Rayuela, quiero leerlos de nuevo. Luego hay otra pila compuesta por “La Broma Infinita” de Foster Wallace, “Viaje al fin de la noche” de Louis-Ferdinand Céline, “La vida instrucciones de uso” de Georges Perec, y por último “La conjura de los necios” de John Kennedy Toole, son libros que no he conseguido leer. Que me dan pereza. Que me acusan. Que me llaman lector ocasional, diletante, fraude intelectual. En parte tienen razón, pero es difícil gestionar la pereza endémica de mi carácter con la necesidad de disfrutar de esos clásicos. Hemos llegado a un trato: ellos se quedan inquisidores a la vista, y yo intento evitarlos el máximo tiempo posible.

Mi habitación, mi Sancta Sanctorum, el lugar donde escribo, un lugar importante. Tan importante como mi teclado, un teclado robusto, pesado, me encanta el sonido de las teclas al pulsarlas. Me gusta que tenga varios años, que me haya acompañado casi desde el principio del blog, un fiel compañero, como en ocasiones ha sido mi gato Kirk, o la botella de vino de madrugada. Ahora ya no hay vino, hay otras inspiraciones y convicciones. Otras causas. Diferentes efectos. Pero siempre la misma búsqueda: que la rayita que parpadea en el margen superior izquierdo se mueva y manche de palabras la pulcritud de la página en blanco”

miércoles, 7 de septiembre de 2016

¿Qué piensas, ¿habrá terceras elecciones? / En ese caso, ¿cómo quedaría Podemos, ganaría Rajoy otra vez?

¿Qué piensas, ¿habrá terceras elecciones?

Lo más lógico es reservar las energías y los pronósticos para octubre, porque entonces, con el resultado de las elecciones vascas y gallegas, todo este conflicto se resolverá.

Pueden pasar tres cosas: Si al PSOE le va bien en Galicia, es posible que se sienta tentado de terceras elecciones y confiar en que los partidos emergentes (Podemos y Ciudadanos) se desinflen. Intentaría perder tiempo, como la última vez, presión por aquí, rueda de prensa por allá, “la culpa no es mía, es de Ciudadanos y Podemos que no se entienden” etcétera

Puede ser que al PNV le vaya muy mal y necesite al PP para seguir gobernando, gobierno allí y a nivel estatal (aunque si nos tuviéramos que fiar de lo que ha dicho en la investidura de Rajoy, esta vía parece imposible, pero luego recordemos que alguno debió de votar para que Ana Pastor estuviera de Presidenta del Congreso)

Y por último puede que al PSOE le vaya mal en las elecciones vascas y gallegas, se empiecen a poner nerviosos y al final algunos se abstengan en una segunda investidura de Rajoy.
Lo del acuerdo con Podemos, y abstención de Ciudadanos, fíjate que no lo veo posible. Quizás sería la opción más lógica, pero Podemos tendría que descartar el referéndum, y Ciudadanos cambiar de opinión por enésima vez y encima descartar el gobierno. Nah, imposible.

Si tuviera que decir algo ahora diría que vamos a terceras elecciones. Pero todo está en el aire, el 26 de septiembre será más fácil saber algo. Mientras tanto, apagad la televisión, solo son juegos de trileros.

PD: Hay quien apunta a un supuesto órdago otoñal del PSOE: la abstención a cambio de la retirada de Rajoy. Incluso algunos apuntan a Luis de Guindos -imposible después de lo de Soria- y a Soraya -posiblemente la única candidata-, como alternativa. Ni siquiera lo he comentado porque si una cosa es segura, es que Rajoy nunca se irá por propia voluntad, es un mediocre, y su teórico patriotismo una fachada para estar en el poder el máximo tiempo posible. "¡Qué país, qué paisaje y qué paisanaje!"

***

Y si hubiera terceras elecciones, ¿cómo quedaría Podemos, ganaría Rajoy otra vez?

De lo único que podemos estar seguros es que el PP, Rajoy, ganaría de nuevo y mejoraría el resultado. 

Los motivos: alusión al voto útil, pérdida de votos y confianza en Ciudadanos, por lo cual todo lo que el partido de Rivera perdiera iría al PP, y la ley electoral que compensa el bipartidismo, es decir, el reparto de votos entre los dos primeros. Antes no les ha afectado los casos de corrupción, ahora tampoco. O sea que sí. A Rajoy le interesa repetir elecciones, ni siquiera tendría que trabajar mucho, dado que se cambiaría las votaciones al 18D, y solo habría una semana de campaña. Y, naturalmente, la abstención va a jugar muchísimo a su favor. Se puede poner perfectamente en 150 escaños.

Podemos es una incógnita. Muchos de sus votantes es gente joven, por un lado mucha más informada –Internet- pero también su voto es menos seguro que el de los partidos grandes. El discurso de Pablo en la investidura ha cambiado, ha vuelto a la calle, al puño alzado, y se ha dejado de chorradas de besos de amor con el PSOE y que es social demócrata. Quizás incluso las bases de IU se den cuenta de que o están con Podemos o no están, así de simple, y no boicoteen de nuevo la campaña. Creo que falta tiempo, necesitan organizar los círculos, necesitan crear una base social, hacer trabajo en la calle, ya no valen los discursos, ni el minuto de oro, la novedad se ha ido. Son listos, y no creo que pierdan demasiado, quizás una horquilla de tres o cuatro escaños. Lo que no creo que es que vayan a ganar más…. al menos que…

PSOE. La gran incógnita. Pedro Sánchez está jugando a un juego peligroso. Por un lado ¡viva la coherencia, y su no a Rajoy! Por otro lado, ¡no tiene alternativa! No puede negociar con Podemos porque está con los independentistas, y el comité federal no le va a dejar, y tampoco va a conseguir convencer a Ciudadanos de que se abstenga, porque eso ya sería el suicidio para ellos, más aún que otras elecciones. Esto, ¿Cómo lo verá el votante socialista? ¿Qué pesará más, que haya sido coherente, o que le haga ir de nuevo a terceras elecciones diciendo que los culpables son otros? 

Complicado. Según como vayan las cifras la abstención le puede dejar como estaba, perder algunos escaños, pero más o menos igual, o puede ser un descalabro, puede haber más abstención por la izquierda socialista, voto de castigo e incluso sorpasso de Podemos. Ni idea.

Es un buen momento para interesaros por la política.