sábado, 26 de febrero de 2011

La hipótesis del oscurecimiento voluntario de Dios tiene el mérito de abrirnos a nuestras propias tinieblas, responsables de nuestra irreceptividad a cierta luz.

Creo que una de las razones de ciertas depresiones es darte cuenta de que has envejecido. De sentirte mayor para ilusionarte con ciertas cosas, mayor físicamente con todo lo que ello conlleva, mayor para dejar atrás el cinismo, los fracasos, las frustraciones. Es tener una perspectiva del tiempo más compleja que antes –como un telar que va poco a poco formando el dibujo de una sala mortuoria-, darte cuenta que es un viaje solo de ida y que hay pasajes o compañías en ese viaje que no vas a poder disfrutar del nuevo. Pero dramáticamente también te das cuenta que tu tampoco eres el mismo y tienes que aceptar esos cambios con el sonido de un reloj mortificándote de lejos como en el cuento de Barrie.
No hablamos de tener una mala época, de que te cueste levantarte de la cama, no estamos hablando de tener verdaderas razones. Estamos hablando de tener ganas de llorar, estamos hablando de buscar recetas de prozac estamos hablando de ansiedad, palpitaciones, de tener un nudo en el estomago que te impide tragar la comida. Estamos hablando de leer a Kafka y encontrarle sentido. 
…Y la consolaba con palabras falsas de animo, prometiendo que nada iba a cambiar. Pero sabía que a partir de ese momento todo sería diferente para ambos. Y fue esa cobardía inicial, ese miedo a herirse, lo que provoco mayor sufrimiento y soledad entre los dos…

Al final complicamos unos conceptos que no existen fuera de nosotros. Lo único que existe realmente es el placer por el placer. Pragmatismo. Utilitarismo. El romanticismo tiene los días contados.

Ocho y medio by Nacho Vegas on Grooveshark

jueves, 24 de febrero de 2011

Se tarda exactamente cuatro segundos para ir de aquí a la puerta. Yo le doy dos.

Lo primero que perdí fue tu cuerpo, descomponiéndose en mi mente embotada por el olor a violetas; luego fueron tus facciones de optimismo voluntario, un rosal absurdo de rasguños; finalmente tus labios rojos de sangre pálida prologándose con la debilidad del deseo. Y me sobrevivo, rodeado de pasiones difuntas, de este sufrimiento fofo, de este asco de existir que es existir. Quizá me sienta despiadado con las ruinas de mi alma, con la frustración inútil de mi vida, pero no puedo prescindir de tu sonrisa, de eso no, y la rescato entre las brumas, entera, luminosa, hambrienta de antitesis de muerte, de amor.
Querer a alguien requiere energía, generosidad y ceguera. Esto es verdad porque alguien lo ha pensado antes.

******************
La amistad entre mujeres y hombres solo existe en dos circunstancias:

Ausencia de tensión sexual. Aquí como en todo deciden las mujeres. Los hombres no somos tan superficiales y damos una oportunidad a casi todas. Ellas rescatan la acepción de pagafantas, sujeto que no tiene ninguna posibilidad de follar, que es el amigo fiel y que sin embargo les roba ropa interior para…imagínense ustedes. Prefiero el estereotipo del amigo gay importado de Hollywood, al menos aquí el ridículo lo hacen los dos.

Conflicto de intereses. Es decir, intereses economicos o laborales enfrentados, hay relaciones de por medio, o simplemente –por extraño que parezca- nos interesa conservar la amistad que irrevocablemente va a cambiar en cuanto haya penetración. Son casos extraños, muchas veces tirando a inseguridades y terror al rechazo y otras simplemente la constatación de que no funcionaria.


En este limbo extraño podrían entrar los ex con los que se mantienen buenas relaciones pero con los que la pulsión sexual se ha sublimado.


Corolario 1: Si, existen los amigos especiales con los que nos acostamos de vez en cuando, pero me da la impresión –puedo estar equivocado- que son más utilizados para follar que para contar las penas. ¿Iréis a contarle cuando tengáis novio lo mal que os va, o los problemas del trabajo, con la familia? NO. Lo que normalmente hacemos es encarar el encuentro como un paliativo para nuestra baja autoestima o nuestra libido.

Corolario 2: Una mujer crea sus dos listas feudales y clasistas en apenas unos instantes –follable o no follable- Amigo, hazme caso, si estas en el numero dos…no insistas. Sino piensan en la primera velada como serás en la cama lo que vendrá después serán sus lloriqueos porque el malote de turno les ha vuelto a romper el corazón. La compensación poco atractivo-buena persona no les moja las bragas. El mundo es injusto.

Corolario 3: Las mujeres son seres de luz que nadie comprende y contando con el complejo de Electra como principio, pueden buscar un pigmalión intelectual, un padre que las proteja, pueden convertirse en la Madre Teresa de Calcuta y querer “salvar” a cualquier personaje dañado que se cruce en su vida. También en alas del amor convierten una fealdad objetiva en una belleza subjetiva. Siempre hay una opotunidad...

Corolario 4: Como último detalle. Mirad, mujercitas. Si un hombre no reacciona ante vuestras “señales de seducción” o cortejo no es porque sea tonto, tenga miedo al compromiso, este dañado. No, la verdad es más simple y dura: No le atraéis lo suficiente ni le compensa lo que ofrecéis. Dejad de dar vueltas a las cosas, justificar lo injustificable para no vapulear vuestro ego. También hay rechazos en vuestra zona privilegiada –privilegiada hasta que las tornas se compensen cuando la edad se os eche encima- No es que tenga un complejo de Peter Pan cobarde, es que no se han vuelto locos por vosotros y así les esta bien.
En algún momento de nuestra madurez ponderamos. Normalmente a partir de la tercera relación larga con convivencia incluida.

Y podríamos seguir pero, ¿para que? Solo son obviedades que escribo para no volver al Albert Camus de los cojones.

El salitre by Nacho Vegas on Grooveshark

lunes, 21 de febrero de 2011

Después del Big Bang Dios se quedo parapléjico y un poco idiota, pero al menos tiene la decencia de no dejarme comentarios en el blog.

Todo el mundo busca amor -algunas usan cronometro en vez de reloj. Envían cartas larguísimas sin dirección ni destinatario. Las chicas atractivas afrontan la situación con una tristeza incomoda porque saben que hay más hombres dispuestos a hacerlas daño, intuyen que todo deja algún tipo de huella y será una carga muy pesada. Al final encuentran un envoltorio de promesas. Pero duele y ensucia; terminan pagando demasiado por ello.

Durante un tiempo solo escuchan el sonido de sus pasos e intentan recuperarse, pero cuando por fin encuentran la salida, Él aparece de nuevo.

Los alérgicos al amor lo tienen más fácil: mueren con una estúpida sonrisa en el rostro. Ciertas sobredosis tienen la esencia de final feliz.

Hablas como si llevaras cinco años sin echar un polvo. Hablas como un si fueras un jodido puzzle en manos de un imbécil. “Ayer pedí permiso para vomitar y me dieron un trabajo” contesté. Tengo cajas de cordones rotos, efemérides de mis fracasos. Como un esquizoide perdiendo una discusión con sus amigos imaginarios. No puedo tirar de la cadena. Es como un grito abierto en canal, como una habitación llena de tiempo perdido que me consume, como ideas suicidas recurrentes, como una cicatriz de escombros que se esconde en mi pecho. Recuerdo cuando aun no me conocías tanto para no quererme.

“Ayer me desperté con ganas de vivir. Sólo había soñado con tu risa” Olfateo mi memoria, rescato tu beso, ese susurro de luz que rompe las sombras. Me gustaría vencerme en tus ojos, acariciarte con mis pestañas. Sabes que tu desnudez era una vocación para mis manos cuando el horizonte de felicidad de tu boca se extendía solo a cinco dedos de distancia.

Pero ahora me siento desgraciado de un millón de maneras distintas. Me siento como un negocio que va cambiando de dueño. Desperdiciando el pase de gol continuamente. Sin poder entrar a la fiesta de la Vida por no ir de etiqueta y, sin embargo, sin ganas de estrenar el traje porque no hay nadie que quiera seguir mis pasos.

Hay coños muy aburridos. Robé un coche y me fui al mar, era lo único que podía salvarme.

The end by Kings of Leon on Grooveshark

viernes, 18 de febrero de 2011

Su boca emocionada se deslizo rápidamente por mi cara mientras se despedía para siempre, si el amor era la respuesta, ¿me podría alguien plantear de nuevo la puta pregunta?

08:00 Despertador. Asco, sueños, entrecortados, realidad, frustración. 09:00 Trabajo, 10:11 Odio, sinsentido, aburrimiento. 11:11 Sms, blogs, fantasía, añoranza, edad. 12:54 planes, clientes, trabajo. 14:00 descanso, comida, metro, soledad, disgusto. 15:44 Mierda, prisa, tarde, trabajo, mierda. 16:00 trabajo, trabajo, trabajo. 18:21 minutos, segundos, reloj, minutos, segundos, reloj 19:00 libertad, cansancio, suspiro, despedidas, hipocresía, desagrado. 19:12 autobús, ausencia, lluvia, malestar, lagrimas 19:22 autobús, calor, cansancio 19:55 casa, cuarto, desorden, nevera, vacía, suspiro 21:00 compra, cena, platos, limpieza, compañeros, risas, ducha, 22:00 aburrimiento, anuncios, canales, publicidad, Internet, vacío, necesidad, cambio 22:30 maquillaje, bolso, ilusión, llamadas, buzón, tonos, nadie, llamada, compromiso. 23:00 bar, mojito, soltera, mojito, reflexión, mojito, penas, mojito 24:00 discoteca, luces, calor, alcohol, mano, sonrisas, falso, soledad, necesidad, bailar, tiempo, entrada, flechazo, hombre, alto, guapo, moreno, guapo, sonrisa, pose, necesidad, cerca, mas, juntos, pegados, piel, beso, guapo, saliva, sexo, calor, caricia, pelo, erección, follar, romanticismo, necesidad, baile, cortejo, dudas, preservativos, charla, salir, aire, necesidad, moto, casco, viento, excitación, dudas, ciudad, luces, emoción, nervios, portal, escaleras, besos, lengua, cuello, magreo, calor, puerta, ropa, suelo, besos, pene, pezones, coño, erección, saliva, chupar, apretar, mamar, deslizar, lengua, dedos, lubricada, mojada, excitada, alterada, necesidad, caer, penetrar, gritar, vagina, coño, puta, cerdo, gemidos, ano, culo, clítoris, excitación, deseo, mareo, posesión, animal, locura, corazón, sangre, meter, sacar, flujos, orgasmo, besar, arañar, morder, cuerdas, dolor, sumisión, animal, gemir, follar, contracción, sudor, semen, alegría, mirada, amor, sueño, ilusión, guapo, endorfinas, exaltación, despedida, desilusión, ira, lagrimas, soledad, necesidad, frío, desaliento, tristeza.
08:00 Despertador. 08:01 Quedan 36 años, cuatro días y tres minutos para el fin.

Pictures of You by The Cure on Grooveshark

miércoles, 16 de febrero de 2011

Sms Sin Enviar: “Desde que hicimos aquello el lunes no dejo de pensar en ti. Y pensar en ti hace que este irremediablemente cachondo. Desgasto tu recuerdo y me masturbo. Pero cuando termino sigo pensando en ti, lo que provoca que… ¿tienes alguna solución?”

Te escribí una carta de emociones, sin significado, como ahorcarme con tus intestinos, como fingir estar vivo y que me importe, como la cicuta de tus lágrimas, como una eyaculación de ego, como el sonido del viento entre tus tacones, como cicatrices llenas de lluvia. Como ese retrato de palabras que solo existe en mí para ti.

Las hojas lloran con su rocío crepuscular, el bucle de la canción llega a la psicosis, jirones de soledad cuelgan de tus labios causándome estas ojeras de odio. Mi mecanismo roto, tu rímel corrido mezclándose con el vómito de mis palabras, un amor de alcantarilla, aspiras mi aire y vagabundeas con tus pies fríos por mi tristeza

Me poseía una soledad demasiado concurrida por tus nostalgias, por la homilía de tus abrazos, el naufragio de tus caricias, la llama de tus labios, por el deseo de entrar en tus ojos y desnudarte lentamente. Pero mis fantasías no consiguieron romper las leyes del olvido y finalmente, cuando cerré los ojos a la noche, solo me quedó una soledad desolada.

Te vislumbré en aquel viaje de vuelta a la capital, un viaje de ocho horas en autobús, de noche. Quería simplemente dormir, congelarme en la parte de atrás de ese miserable autobús, solo y rezagado. Pero te sentaste a mi lado con esa sonrisa que desarmó mi memoria. Sacaste el alcohol camuflado y te pusiste a hablar. Yo solo escuchaba, se me da bien escuchar, esos retazos de vidas ajenas improvisan una danza en el desierto de mi existencia. Me hablabas de libros de ciencia ficción, de Benedetti, de Napoleón, te recordaba a un antiguo amante al que seguías odiando, es decir, amando. Nos emborrachamos. Me hablabas en francés solo para excitarme. No te pregunte tu nombre. Tenías el pelo largo, muy largo, los ojos tristes color avellana, la cara redonda y pecosa. Te casabas y aun no sabías porqué. Di la razón a tus dudas, pero eso no cambiaba nada. De algún modo llegamos a Madrid. Me abrazaste con intuición femenina y me pediste que esperara a que te fueras. No debí hacerte caso. El perfume de tu voz se quedó engarzado a mí durante demasiado tiempo.

X: La bona notícia és que encara et vull
Y: ¿I llavors quina és la dolenta?
X: Ja no és suficient.

Le Moulin by Yann Tiersen on Grooveshark

lunes, 14 de febrero de 2011

Gracias por demostrarme una vez más lo importante que era para ti. Cuídate. Ya coincidiremos en otro momento. Feliz San Valentín.

El problema que he tenido siempre con ella ha sido la falta de comunicación. Nos ha faltado siempre una tarde tomando un café en un sitio tranquilo, una tarde para, sin prisas, mirarnos a los ojos y creernos los matices. Creer que ella me quiere, creer que yo también la necesito. Creer que lo que ha pasado ha sido por mala suerte, por un mal momento, porque no hemos sabido hacerlo mejor.

Zahira me había dicho que seguía enamorada de mí. Yo había escrito un post medio en serio medio en coña para provocar una reacción. Hable con ella y me dijo que me escribiría un mail. No me pareció mal, un mail meditado, un mail en el que me explicara porque si nos queríamos ella había provocado prácticamente la ruptura con su pasividad, con su dejadez, con su huida. O al menos que me explicara lo equivocado que estaba, lo ingrato e irracional que había sido. Una explicación.
El sábado por la noche no tenía ningún mail, y además me sentía absurdo. ¿Por qué no podíamos hablar las cosas cara a cara, porque no podíamos hablar por teléfono, porque tenía que estar siempre esperando algo de ella? Solo deseaba algo de normalidad, no sentir que estaba soñando sin darme cuenta con un oasis mientras moría lentamente deshidratado en el desierto.
No soy imparcial, camuflo bajo mis palabras muchas carencias, mucha impaciencia, mucha mala ostia, mucho egoísmo.
He sido como el niño pequeño que no consigue lo que quiere y tiene una pataleta. Ella es la frágil, ella es la que necesitaba mi amistad y mi ayuda. Ella tiene excusas. Tiene problemas económicos, familiares, una depresión de años, incapacidad para implicarse emocionalmente debido a su pasado. Yo soy el malo aquí, no quiero olvidarlo. Pero aunque sea el malo tengo mis razones, que no justificaciones, mis propias necesidades, y no puedo sentirme totalmente culpable.
Por todo ello cuando la llame hoy no estaba de humor. No se como ha empezado, si ha sido ella diciendo que le había sentado mal algo que había leído, si yo diciendo que en Navidades ni me contesto a un sms de felicitación. Si ha sido ella alzando la voz, o yo no dejándola hablar. Si ha sido decir que era una mentirosa porque realmente no estaba enamorada, si ha sido ella diciendo que debía estar loca para decir algo así. Si he sido yo diciendo que de ella solo quiero una explicación que lo demás me sobraba, ella respondiendo que no iba a hablar conmigo nunca más o yo finalmente diciendo que tampoco era necesario porque la colgaba.
Luego un par de mensajes. Al final yo pidiendo disculpas, diciendo que la quería y que deberíamos hablar después del trabajo.
Pero al final evidentemente ni me ha llamado ni me ha contestado al último sms. Supongo que el post ha empezado conmigo mirando el teléfono y terminara subiendo el texto y apagándolo.

He recordado escribiendo que mi primer post del blog iba sobre ella. Se puede decir que ha sido mi fantasía particular. No digo que lo superase en diciembre cuando deje de hablarla, ni que recayera a finales de enero cuando respondí su llamada. Solo se que ha sido importante. A su manera, algo insana también, pero ha sido importante.
Pero me merezco –al menos eso pienso- alguien que luche por mí. Si ahora no estas preparada para verme, para salir de tu casa a la una de la noche y solucionar las cosas, para conocernos y entendernos, sino eres capaz de hacer planes conmigo de futuro, un futuro en el que reconozcas que quieres estar, si prefieres no llamarme y mantenerme ajeno a tu vida cuando las cosas van mal, sino entiendes que, dejando a un lado ese extraño sentimiento protector que siento hacia ti, irte de tu casa, dejar a tu familia a un lado, ser egoísta es lo único que te puede quitar la depresión en la que te encuentras…lo siento. No digo que te esperaré, lo mismo que ha surgido después de cuatro años, puede surgir en otro momento. Solo espero que en ese momento estés preparada para tener una relación real, y no este simulacro que al menos a mí me ha dejado un regusto a rencor e insatisfacción.

Anexo: Además me dijiste que Amelie te parecía “rara” y no entendías como me podía gustar. Normal que empezáramos a discutir, ahora todo tiene sentido...

J'y Suis Jamais Alle by Yann Tiersen on Grooveshark

viernes, 11 de febrero de 2011

"¿No los odias?, ¿esos silencios incómodos? ¿Por qué necesitamos decir algo para rellenarlos? Es por eso que sabes que has encontrado a alguien especial. Puedes estar callado durante un puto minuto y disfrutar del silencio."

El otro día recordé dos cartas, una que si me enviaste y la otra que se quedo adherida a tu diario en forma de confidencia personal. La primera la leí delante de ti con agradable vanidad, la segunda con odio reseco en soledad y a escondidas. En la primera decías que me querías, entendías la liturgia de mi vida y te alegrabas de haber encontrado el amor conmigo. En la segunda carta reconocías tus mentiras, tu simulacro, tu egoísmo, tu obsesión por alguien que no era yo.
En todo lo que ha sido alguna vez divertido o luminoso empieza la putrefacción cuando lo has manchado con tu felicidad. La música ayuda demasiado bien porque es la melancolía quien impone el ritmo de las canciones.
-------
Me gustaría follarte para que pudieras repetir y repetir y repetir todo eso que piensas de mí y en ese momento intentar creérmelo para poder soportarme un día más.
-------
Me interesaba estar contigo, nos reíamos mucho juntos, por eso te invite a una copa. No se porque surgió la conversación, pero de pronto fue como abrir una esclusa: el sexo, y principalmente lo maravilloso que fue con tu ex. A todas horas me decías, todos los días, enfermos, cansados, daba igual. Era algo realmente increíble. Me sentí intimidado, no supe reconocerlo. No quise pedir una última cerveza y te acompañe a casa. Nos dimos dos besos en tu portal y prometí llamarte. Me despediste con aquella extraña mirada en los ojos. No volvimos a vernos.
Años más tarde me enteré que cuando salíais de la cama erais la pareja más infeliz del mundo.
---------
Siento la derrota, la decepción cuando te miro a los ojos y me doy cuenta de que no me estas escuchando, que le estas recordando, abonando su recuerdo una y otra vez. Entiendo que no me quieras dar una oportunidad pero, ¿Y a ti misma? Sin embargo luego voy al bar, fumo un paquete entero de cigarrillos después de cinco años sin sentir necesidad, bebo un vodka con una amiga, luego otro. La beso. Me responde. Me siento enamorado. Sin embargo es mentira, y hago lo mismo que tu. Es absurdo. Es la verdad.
----------
¿Cómo se llama cuando prefieres sobrevivir emborronando una página en blanco con mierda de color azul, cuando todo te es ajeno y gris? Me gusta mecer tu recuerdo, follarte con mis incoherencias, me gusta ponerte triste, me gusta manipularte con mis historias de amor, me gusta que creas que pienso en ti por las noches, me gusta hacerte protagonista de esa otra vida, la que vivo entre letras, líneas y párrafos, a la vista de todos, aunque el espectáculo solo sea para ti.

Ella me confundió con otra persona by Nacho Vegas on Grooveshark

jueves, 10 de febrero de 2011

Y no he vuelto a pensar en ti hasta que no he llegado a casa y ya no he podido dormir como siempre me pasa.

Yo matare monstruos por ti, daré cuerda a tu ego, creeré en tu voz siendo nihilista, nunca te diré que no. Sabes que sólo tienes que avisar. Aunque, por desgracia, no seas mi Amelie...

Ya lo se, malograr nuestra vida es un derecho inalienable, que no implica estar alienado. Me gustaría convertirte en mi botón de Lost, ese que haga que mi vida tenga sentido –absurdo quizá- cada cierto tiempo.

Me gustaría tener hipermnesia y recordar nuestra cita perfecta, acabada, cíclica para siempre. Como una historia feliz –breve, efímera, fugaz-, en el que ninguno se pregunte que sucede después porque después no hay nada.
Ya sé que encontraras por ahí a otros mejores…

Conocí a un amigo de un amigo que quería suicidarse porque no se le ponía dura. Había probado el sexo extremo, el romanticismo, la banda sonora de los siete magníficos, la opera de Verdi, había probado las pastillas azules, también las rosas y las verdes. Había probado con putas, con vírgenes, con hombres, con animales, con objetos, con gente sin sexo definido. Antes del estertor descubrió un espejo y eyaculó sin preámbulos. Un exceso de narcisismo...

Vaya mierda, me encantaría seguir escribiendo, pero tengo un invitado en casa. Solo lleva día y medio y ya tengo deseos de ahogarle con una almohada. Tendría que averiguar cuantas personas saben que ha venido a mi casa. Necesito mi soledad, mi paz, mi tiempo para escribir. Necesito escuchar mis pensamientos. Que poderoso es el influjo del sexo, sería la única razón para compartir piso de nuevo. Pero BUEN sexo ¿eh?

Ley de la gravedad by Havalina on Grooveshark

martes, 8 de febrero de 2011

Tú no pasas por la vida, la vida pasa por ti como una agonizante e implacable metástasis.

Hoy me gustaría esbozar una breve opinión sobre la amistad. He tenido y tengo muchos conocidos, pero solo hay una persona que puedo calificar como mi amigo. Todos tenemos nuestra propia ideología con las palabras. Yo compartimento los sentimientos también a través del lenguaje. Puedo querer a mis amigas especiales, a una ex que se reinventa en su eterno retorno, puedo fascinarme con una mujer durante unas semanas y luego, finalmente, ir poco a poco olvidandola.

Pero amar solo puedo amar a esa mujer que no existe pero sin embargo me hace compañía en mis noches de insomnio. Los conocidos serían los amigos normales, aquellos con los que quedas de vez en cuando, cuentas tus miserias y del mismo modo que aparecen, desaparecen sin dejar una huella demasiado sustancial. El Amigo es sin embargo esa persona que te conoce y te acepta, alguien bilateral, afín, alguien con quien eres más tú, un espejo de tu pasado, alguien -a ser posible- que no le guste el mismo tipo de mujer que a ti. Alguien que de buen grado esta a la altura del ideal sin demasiado esfuerzo, como algo natural.


Pero también hay otro elemento que destaca: la sinceridad. Una sinceridad brutal sobre los aspectos de nuestra vida. Si, por ejemplo, explicara a algunos de mis conocidos de esta mierda de ciudad del extrarradio que voy a matricularme en la carrera de empresariales porque quiero tener un trabajo de oficina, seguramente por convencionalismo social me animarían a hacerlo. Solo mi Amigo arquearía una ceja, reprimiría una sonrisa y me diría rápidamente que es una estupidez, que con mi carácter lo dejaría el primer año y que mejor me dedique a otras cosas. Y tendría razón. Otra cosa es hacer de su opinión ley, de su cinismo dogma de fe y ni siquiera intentarlo.

Pero seguramente sucedería lo que él ha dicho, y cuando hubiera perdido dinero y tiempo y me rindiera, los demás me mirarían encogiéndose de hombros sin saber que decirme.
Esta sinceridad es hiriente a veces, pero necesaria si queremos tener una amistad verdadera. Uno no puede estar con medias tintas, tiene que tener la confianza para poder decir lo que piensa sin que la otra persona se enfade. Sino es una simple relación en la que uno escucha lo que quiere oír sin que le sea de mucha utilidad.

Naturalmente esa sinceridad tiene que ser bilateral. También en según que temas uno tiene que pedir permiso para utilizarla. Si estas haciendo el ridículo con una mujer no te apetece que nadie venga y te lo diga. Si la situación se mantiene en el tiempo hay que valorar si es mejor poner a prueba esa amistad o dejar que el condenado siga su marcha. Pero mantenerse ajeno con el lema “no es asunto mío”, no implicarse, rodear los temas peliagudos y dar la razón en cualquier necedad que el otro esgrima no es una verdadera amistad.


Light My Fire by The Doors on Grooveshark

domingo, 6 de febrero de 2011

No vivimos juntos. Ocupamos el mismo espacio, nada más

Hola amor mío.

Ayer, en medio de la conversación, me dijiste que estabas enamorada de mí –un poco- añadiste. Un poco enamorada. ¿Por qué? te pregunte, como si contestando a esa pregunta pudieras darme todas las respuestas que necesitaba. Y tu respuesta fue que eras así de tonta, que no lo podías evitar.
Y si, sabes que es halagador, aunque ahora no me sienta solo, solo un poco perdido, como siempre. Reconozco que a veces te voy a visitar allí, a ese rincón de mi alma donde te tengo retenida, reviso tu recuerdo, nuestros planes malogrados, tu voz, tu perfume, la esencia que es aquí más mía que tuya.
Te imagino ahora leyendo esta carta, como arqueas la ceja de esa forma característica e impostando la voz contestas que no puedo estar tan seguro de lo que sientes, que no puedo estar en tu corazón.
Me hubiera gustado estar, eso te lo aseguro.
¿Te acuerdas de aquella vez que me decidí por fin, y quise hablarte, en tu casa de lo que sentía, de lo que podía pasar entre nosotros?. ¿Nunca te pregúntaste que quería de ti cuando llame a tu puerta, porque en ese momento y no antes, porque no había podido dormir el día anterior, porque iba con esa sensación de prestado cada vez que te miraba? Tú te limitabas a estar en silencio, a mirarme con tus ojos avellana a través del humo de tus cigarros. Nos besamos, ¿lo recuerdas? Horas mas tarde, me presentaron a tu novio.
¿Me diste alguna explicación? No, ¿para que? Tampoco estabas enamorada en ese momento, estabas enfadada, con rencor, poseída por tu orgulloso silencio, como si fuera la única moneda de cambio para tratar conmigo.
Y pasaron los años. Y me volviste a decir que estabas enamorada. Que las cosas habían cambiado, que tú y yo nos merecíamos otra oportunidad. Y te creí. Pero las palabras no son hechos y no quisiste llamar a mi puerta para quedarte. Te conformabas con ideas, planes, ocasiones. Una relación de coincidencias, de excusas, de nada.

Meses después te vuelvo a encontrar. Te pregunté porque no me quisiste conocer, porque te conformaste con tan poco. “Inseguridad, miedo” esa fue tu respuesta. Por eso no contestabas al teléfono, ni mis mensajes, por eso no cumpliste tus promesas. Varias. Pero también me decías que para mi eras un capricho. Y tenías razón, ahora lo comprendo. Pero todo tiene un principio, a veces es mediocre, ingenuo, confuso, equivocado, fingido…pero es el embrión. Tú cortaste cualquier posibilidad, porque en el fondo tampoco estabas enamorada. No se lo que era para ti pero no luchaste. Se que con tu novio, aquel informático, si lo hiciste, le ayudaste cuando te lo pidió, viviste con él, fuiste a su casa estando enfadada a entregarte. Conmigo no. A mi solo me diste tu orgullo, tus miedos, tus silencios. Nunca has hablado conmigo. Solo cuando te asaltaban las lagrimas abrías un poco tu corazón, tu hermoso corazón, y vislumbraba un sentido a todo. Pero eran pocos momentos. Nunca te atreviste a darme una oportunidad real.

Ahora vuelves. Me llamas, me lees, estas alegre, divertida, me dices que estas “un poco” –los años te hacen mas prudente- enamorada de mi. Y recuerdo otras mujeres, que me decían eso y dejaban sus vidas por mí, que hacían viajes de doce horas de autobús para verme unos instantes y dormir en un sillón, me enviaban cartas, hacían locuras, me demostraban su amor en mil detalles sorpresivos.
Claro...no es un buen momento, tienes problemas, no estas preparada...¿has estado en algún momento preparada para mi?
No quiero fustigarte, no quiero herirte con esta carta, nada más lejos de mi intención. Solo quería decirte que te quiero. Siempre serás importante en mi vida. Que me gusta tu voz al otro lado del teléfono. Pero que no quiero, ni debo, creerte de nuevo.

Un beso amor. Se feliz.

Deep by Anathema on Grooveshark

sábado, 5 de febrero de 2011

Como ya es usual, siempre hay una gran mujer detrás de cada idiota.

Realmente no creo estar obsesionado, simplemente escribo y lo que surge es escanciado sin demasiada habilidad; si alguien conecta con el texto es su interpretación, en muchos casos más valida que la mía, la que se impone. La libertad es eso: aburrir machacando un estilo, un tema, hasta que la fiebre se apacigua. Mejor mutilar...pero también tengo derecho a ser egoísta, a contagiaros con el suspiro de mis palabras, a pediros que me acompañéis en este camino de decadencia.

Ayer envíe un mensaje en el que simplemente decía “te quiero” y no me respondieron. Ese es mi campo de batalla, no el mercado de carne. Me gusta follar -naturalmente-, mi hipocresía existe, la oportunidad vence a los ideales, pero a veces me sorprende ver –y no estoy hablando ahora de nadie de la blogsfera- como gente enamorada del concepto del amor al final valida su autoestima en personas que no le importan, como las utilizan sin pudor cuando se sienten solas, desesperadas, inútiles, frágiles, escindidas, incapaces –un mal endémico-, de sobrellevar la frustración.

Pero en el fondo son idioteces, hay que ser mas objetivo, pragmático y alejarse del arte abstracto, tenemos derecho a dilapidar, no ideales, pero si ideas, que pueden ser más o menos acertadas, pero que se modifican con nuestra experiencia; el amor es una verdad temporal. Se hizo un experimento hace tiempo –estimular el cerebro con fotos de parejas, olores, recuerdos y comprobar si se activaban los centros neurálgicos del placer- y se descubrió que sólo un diez por ciento de las parejas que llevaban mas de diez años juntos seguían reaccionando sintiendo esas “mariposas en el estomago”,  “Zsa zsa zsu” o como cojones quieras llamar a esa dependencia química, a esa incapacidad para trasegar con la realidad.

No quiero ser sofista ni decir con esto que se ha demostrado nada. Simplemente divago, desde la atalaya de mi particular mundo de fantasía, sobre la posibilidad de encontrar a esa persona que consiga transformar con la mayor de las facilidades “El Síndrome De Estocolmo Amoroso” en una vida feliz y químicamente aceptable durante más de tres años. Beigbeder invitaba a la esperanza. Punset también. ¿Quiénes soy yo para llevarles la contraria?

Quizá un decadente con una incapacidad para el autoengaño bastante irritante.

Allí donde solíamos gritar by Love of Lesbian on Grooveshark

viernes, 4 de febrero de 2011

Ella se sentía como un arpa eólica que anhelaba su melodía de mujer.

Hoy, después de mucho tiempo, he vuelto a ver a Zahira. No es su nombre real, pero por aquí da igual como nos llamemos unos a otros. No pensaba escribir mas hoy, estoy algo cansado, pero siento que le debo un post. Es una antigua novia, de esas personas que no desaparecen de tu vida, cambias de agenda, cambias de amigos, pero por casualidades del destino, cada dos años, o en según que fechas te acuerdas y tienes una conversación. Hemos coincidido en tres ciudades pero realmente solo nos hemos visto en una. Tengo un recuerdo agridulce de aquella relación, como sino hubiera terminado nunca del todo. Te queda un poso amargo de cómo hubieran sido las cosas si hubieras actuado de otra manera, si hubieras sido mas maduro. El caso es que, por motivos de trabajo, hoy estaba en Madrid. Me ha llamado y hemos quedado para cenar en el centro. Siempre la he recordado como lo que es: una mujer muy atractiva, alta, con un cuerpo esbelto y fino. Es estilista y peluquera diplomada por lo que sabe sacar partido a su físico.

La primera impresión ha sido la de siempre “Joder, ¿Cómo la deje escapar? Sin embargo, cuando he empezado a hablar con ella si que he notado algunos cambios. Normalmente es una mujer risueña, de voz cantarina. Ahora estaba como ausente. Me explicó que estaba siendo una mala época: problemas familiares, económicos, su última relación fue la típica en la que das todo y no recibes nada y que alargas demasiado por dependencia.

La verdad es que llevaba ya mucho tiempo así y le estaba empezando a afectar.
Intentamos distraernos, yo le hable de mi vida –o la falta de ella- , ella de Barcelona –intercambiamos impresiones- , de sus paseos de noche por Valencia, de su sobrino, de cómo se sentía con 30 años. Y mientras hablábamos, no podía dejar de pensar en como habíamos cambiado pero como en lo esencial seguíamos siendo los mismos. Recordaba como hace 11 años iba a sus clases de peluquería, como podíamos estar durante horas hablando todos los días, aquella noche planeada en el cementerio, aquel primer beso con sabor a tabaco, esos mensajes indecorosos. Hay gente que conecta, y sigue conectada aunque pase mucho tiempo separados.
Finalmente la acompañe a Atocha, no sabíamos cuando nos veríamos, nunca hacíamos planes al respecto ¿para qué?

Y de pronto, sin saber exactamente porque, –quizá ese reserva del 96 del restaurante- me soltó: “¿sabes? No tengo ganas de coger este tren, siempre me pasa lo mismo cuando te veo. Se despierta este –hizo un movimiento con la mano-en mi, y no puedo evitarlo”
Y aquí es cuando el señor Rorschach se queda atónito, no dice nada y sonríe con cara de idiota.
Ella también me sonrió. Ya me conoce, sabe que soy un poco imbécil. Me despidió y se fue en el tren rumbo a sus problemas.

El espíritu de la escalera me posee -L'esprit de l'escalier-. Y ahora, en esta intimidad reconozco que me hubiera encantado decirla que se quedase, que llevamos 10 años dando vueltas a esta extraña “sensación” sin darnos la oportunidad de saber si es amor, cariño o absurdez.

Ella seguramente me hubiera dicho que ahora no es el momento, que no esta preparada, que no puede cargar sobre mí sus problemas. Y yo la hubiera respondido que la esperaría el tiempo que haga falta, que se lleva un pedazo de mi corazón sin acuse de recibo, y que me encantaría hacerle el amor durante toda la noche porque tiene una belleza fascinante.

Pero claro, estas cosas nunca pasan así.

Brown Bag by Boogaloo Joe Jones on Grooveshark

jueves, 3 de febrero de 2011

Le dije que lo entendía, pero la verdad es que no entendía nada.

Estas letras no tienen ningún sentido, Madrid encaja en esta depresión. Tengo ganas de llamarte, de decirte que mi reflejo se veía extraño sin ti a su lado. Como me gustaría escuchar esta canción contigo, como me gustaría abrumarte, como me gustaría que me salvaras, como me gustaría que fueras tú y no ella, como me gustaría que realmente me conocieras, que me aceptaras como soy y no como me intuyes, como me gustaría que te fascinase esta canción.

Como me gustaría que mientras todo es perfecto con él añorases la imperfección conmigo, como me gustaría que nos emocionásemos por las mismas cosas, que vibrases, que llorases, que me echases de menos, que intentases tocarme mas allá de tus paraísos perdidos, como me gustaría no fantasear contigo… y conmigo… con los dos, como me gustaría no sonar tan sentimental dentro de mi cabeza, cuanto me gustaría escuchar el aviso de un nuevo mensaje tuyo, tus puntos suspensivos, tus silencios, como me gustaría provocarlos yo, como me gustaría inspirarte, ir a buscarte y demostrarte que podemos encajar.



Pero descuidamos ese momento, lo olvidamos en un desván como un trasto viejo e inservible. Ahora ya no siento nada por ti, sólo nostalgia de lo no vivido. Ya no sueño contigo, y si lo hago, me perdono. El tiempo después de los cuentos se ensañó conmigo. Podría llamar a otras, podría pedirles lo mismo que a ti. Y no tendría importancia. Lo perdimos, sólo lo rozamos, ni siquiera fue nuestro, solo fueron letras en papel, letras que ya no significan nada. Y sin embargo... como te echo de menos cuando no puedo impedirme pensar en ti.

El insomnio siempre precede a la pornografía. La noche se presenta larga e inquisidora. Mezclo medicina y esa botella rancia de vino. Pongo a Leonard Cohen. La parsimonia del adicto a la heroína. Aun siento tu aliento de magia.

A Letter to Elise by The Cure on Grooveshark

martes, 1 de febrero de 2011

Skype, Bondage y Sexo. Textos para todo tipo de públicos.

Son las tres de la madrugada cuando llama Claudia. Sigo despierto, no por un ímpetu Übermensch de aprovechar el tiempo, más bien un conato griposo que no me permite dormir.

Claudia: No me había follado tanto en la vida. Dentro de poco no necesitare una polla, solo una imagen, una frase, una cara. Mis dedos están perfeccionando un arte que creía olvidado.
Rorschach: Me encantan tus frases preparadas, pero hace unas horas he hablado de bondage y fustas y creo que me estoy insensibilizando.
Claudia: A mi me encanta tu refinamiento. Quiero que descubramos juntos hasta donde alcanza mi deseo, he descubierto una parte oscura que solo puedo sacar contigo, necesito follar, me encanta esa palabra, quiero que te aproveches de mí, que me domines, quiero que saques la perra que hay en mi, la puta, la furcia, la golfa, la que quiere comerte la polla de rodillas, lamerte los huevos, apretarte dentro de ella, la que te enseña el culo y te pide que la des fuerte, la que necesita tu semen deslizándose por la cara, la que quiere llorar de placer, la que quiere perder el miedo de si misma, ¿quieres atarme?, bien, hagámoslo. Haz con mi cuerpo todas las perversiones que desees.
Rorschach: Me gusta vivir el presente, no dejar las cosas para luego, y ya sabemos mi querida Claudia, que te gusta ponerme cachondo por teléfono pero que ya no vives aquí, que te fuiste, que te largaste de esta apestosa ciudad y me dejaste solo con mi enfermedad, con mi delirio. Cobarde, ¿ahora qué esperas, que juguemos por teléfono al “te quiero” y al “te necesito”?
Claudia: Pon el skype bastardo, me voy a abrir para ti, voy a jadear para ti, voy a ser tu puto juguete sexual.
Rorschach: Sucia meretriz. Pongamos el skype…

Aparece Claudia semidesnuda en el monitor de veintidós pulgadas, se está masturbando sin pudor.
Rorschach:  Ahora veo la intencionalidad de todo, la tecnología al servicio del sexo, no queremos información, no queremos cultura, sólo una pantalla que nos llene de endorfinas
Claudia: Déjate de paranoias, sólo sabes hablar, sácate la polla, masajéate, bájate los pantalones, hazme saber que te gusto, no quiero verte la cara solo quiero verte la polla.
Rorschach enfoca su sexo mientras su mano se desliza arriba y abajo. Claudia se tumba en la cama de perfil a la cámara, se notan sus movimientos sincronizados mientras con la otra mano se pellizca los pezones, se masajea los pechos.

Claudia: ¿Quieres que diga tu nombre, quieres que lo gima, qué quieres de mí?
Rorschach: Me alegra llevar la iniciativa, aunque sea un trozo de carne para ti. Di mi nombre, gime, dime que me quieres, que he significado algo para ti, que sólo necesitas verme la polla porque si me vieras el rostro tendrías que volver.
Claudia entorna los ojos, se humedece los dedos, frota su clítoris en círculos mientras gimotea con cierta violencia. “Rorschach, Rorschach, me corro…me corro” Arquea su cuerpo y los movimientos se hacen mas cadenciosos hasta que al final exhala un largo suspiro.

Rorschach: Maldita sea, aún no he terminado. Sigue. Sigue…
Claudia se pone a cuatro patas, abre su coño, se acerca un poco mas, se mete varios dedos, se lubrica con saliva y se introduce el pulgar en el culo.

Claudia: Me encantaría estar ahí, sabes que soy la mejor haciendo mamadas, me encanta poner esa cara de guarra contigo, ¿sabes? Hace años tenia fantasías con que me violasen. Ayer creí verte en una discoteca, estaba borracha, terminé chupándosela en el baño.
Rorschach: Cállate, demasiado romanticismo. Esto es una afinidad animal. Carne buscando carne, un desahogo, ni quererte, ni siquiera poseerte, sólo quiero excitarte, solo quiero descubrir hasta donde podemos llegar sin tocarnos, sin existir realmente el uno para el otro.
Claudia: Mierda, me corro, Rorschach, Rorschach, te siento tan dentro, es tan intenso, me siento como una puta colegiala. Mierda. Me encanta… –gemidos entrecortados.
Rorschach: Bienvenida al sexo de Huxley, a la fuga de ideales, al semen caliente y espeso sobre tu rostro granulado. Al andamiaje de mentiras en el que te dejo huir porque no te quiero atrapar. Bienvenida a la nada.
Claudia se recupera y vuelve a mirar a la pantalla.
Claudia: ¿Te ha gustado? Espero que si. Me voy, ya te llamare.

Fin de la videollamada. De nuevo la oscuridad. Rorschach asiente en silencio. Son las cuatro y cuarto de la mañana. Me siento enfermo, con la cabeza embotada. Congestionado. Llevo temblando un buen rato pero no me había dado cuenta. Me meto en la cama. Intento dormir. No lo consigo.

Join Me in Death by HIM on Grooveshark